Por donde el crepúsculo corre borrando estatuas…

Por donde el crepúsculo corre borrando estatuas...

Un día más me quedaré sentado aquí
en la penumbra de un jardín tan extraño.
Cae la tarde y me olvidé otra vez
de tomar una determinación.
Esperando un eclipse me quedaré.
Persiguiendo un enigma
al compás de las horas.
Dibujando una elipse me quedaré
entre el sol y mi corazón.
Junto al estanque me atrapó la ilusión
escuchando el lenguaje de las plantas.
Y he aprendido a esperar sin razón.
Soy metálico en el Jardín Botánico.
Con mi pensamiento sigo el movimiento
de los peces en el agua.

– Santiago Auserón –